5.

Terapia Familiar

Hoy se considera familia o (sistema familiar) a todo grupo humano que convive unidos
por lazos afectivos y que tiene un objetivo en común.
El sistema familiar está en constante cambio por que se acopla a distintos momentos
de desarrollo por los que atraviesa. Así la familia recién constituida y con un recién
nacido requiere, para mantener su unidad y continuar con su crecimiento, un esfuerzo
distinto que si sus hijos fueran adolescentes o adultos.
Así las familias crean, a través de múltiples interacciones, una serie de reglas que
configuran su convivencia de tal forma que cada uno conoce que esta permitido y que
no. Sin embargo, cada sistema familiar no solamente enfrenta cambios y dificultades
en cada etapa si no que también enfrentar la influencia del medio en el que se
desenvuelve, las situaciones relacionales, las situaciones económicas y por supuesto el
cambio social y los nuevos paradigmas en la educación, son fuentes generadoras de
estrés y conflicto entre los miembros, y que necesitan enfrentar y solucionar para el
crecimiento y desarrollo familiar.
Estas crisis que enfrenta cada familia son entendidas desde la Terapia Sistémica, como
una oportunidad de crecimiento personal y familiar y que por tanto estos movimientos
requieren un proceso de ajuste y adaptación de cada uno de los miembros a nuevas
condiciones internas y externas para su conservación en el tiempo.